La formación a lo largo de la vida siempre es necesaria y debe ser una prioridad en el ministerio catequético de la Iglesia; más que nada, “debe ser considerada la mayor de las catequesis. Las demás formas, que también son siempre necesarias, son de alguna manera orientadas a ella.” Papa Juan Pablo II (CT)
Nuestros ministerios de Formación de Fe cumplen con las necesidades catequéticas de toda la parroquia, para los de habla inglés y español. Hay ministerios enfocados en ciertas edades como la Pastoral Juvenil Amigo Cristo que tiene grupo de jóvenes adolescentes y grupo de jóvenes adultos, y también la educación religiosa (CCE) para los niños, al igual que varios grupos para adultos como el grupo Espíritu Santo.
La formación de fe es algo necesario desde los primeros años de nuestras vidas hasta el suspiro final. Es orientado en la familia, basado en la biblia, y honra la tradición. Vemos, aprendemos, y participamos en la Tradición Viva de la Iglesia mediante nuestra apropiación de fe de nuestras vidas, en nuestros tiempos, en nuestras familias.

La catequesis es responsabilidad de toda la comunidad Cristiana. Esto no debe ser solo trabajo de los catequistas y sacerdotes, sino de toda la comunidad de fieles. La comunidad Cristiana sigue el desarrollo del procedimiento catequético, para niños, jóvenes, y adultos, como un deber que involucra y une directamente. (GDC 220) Tener una comunidad completamente Cristiana solo puede existir cuando una catequesis sistemática de todos sus miembros se lleva a cabo y cuando una catequesis efectiva y bien desarrollada de adultos es considerada la tarea central de toda la catequesis. (ACCC, no. 25)

Adult Faith Formation